BYU patrocinó el Simposio anual nº 37 Sidney B. Sperry, en el campus universitario, este pasado fin de semana (24-25 Octubre 2008) con el título

“Doctrina y Convenios: Revelaciones en Contexto”. ¡Fue un hermoso fin de semana otoñal en Provo!

Llamado así en homenaje a Sidney B. Sperry, reconocido y respetado profesor de Educación Religiosa de BYU, que enseñó desde 1932 a 1969, el simposio se centra en el tema de Doctrina del Evangelio para el año siguiente. Así, el simposio de este año se centró en Doctrina y Convenios, “la piedra de coronamiento” de la Iglesia. Éste es uno de los volúmenes más importantes de la serie y aporta nueva luz procedente del Proyecto de Papeles de José Smith (Joseph Smith Papers Project)

Setenta relevado y antiguo profesor de Doctrina y Convenios en BYU, fue el ponente de apertura, el viernes por la tarde. Las restantes sesiones del viernes y el sábado se llevaron a cabo en los edificios Joseph Smith (JSB) y Martin (MARB). Para los que no pudieron participar de esta oportunidad, tenemos selecciones impresas de la conferencia en nuestra publicación más reciente del CER, The Doctrine and Covenants: Revelations in Context (Provo y Salt Lake City: Centro de Estudios Religiosos y Deseret Book, 2008).

El élder C. Max Caldwell, Andrew H. Hedges, J. Spencer Fluhman, y Alonzo L. Gaskill, los editores del volumen, proporcionaron interesantes ensayos, con interesantes perspectivas a la historia detrás de las revelaciones, así como reveladores análisis del contenido doctrinal de varias revelaciones de José Smith. No van a querer perderse el ensayo de Robert J. Woodford, “Descubrimientos del Proyecto de los Papeles de José Smith: Los primeros manuscritos” Discoveries from the Joseph Smith Papers Project: The Early Manuscripts” o el artículo de Steve Harper, “Todas las cosas son del Señor: La ley de consagración en Doctrina y Convenios”. Las dos contribuciones nos obligan a volver a pensar en lo que hemos pensado antes acerca de estos temas, porque los autores han cambiado las fronteras del conocimiento con sus esfuerzos meticulosos. Personalmente, creo que el artículo de J.B. Hawks, “José Smith, Emanuel Swendenborg y la Sección 76″, ha brindado una respuesta definitiva a nuestros críticos que han intentado demostrar la influencia del visionario sueco del siglo XVIII Emanuel Swendenborg sobre José Smith. Finalmente, la contribución de Grant Underwood al volumen, “Las leyes de la Iglesia de Cristo” es fabulosa; nos ayuda, con gentileza, a volver al entorno original, proporcionando un detallado análisis del texto, “ofreciendo elementos de comprensión al proceso revelador que produjo los textos canónicos” (pág. 135). Después de este simposio, nunca volveré a enseñar mis clases de Doctrina y Convenios de la misma manera.

El Simposio Sperry siempre es una maravillosa oportunidad de enseñarse “el uno al otro palabras de sabiduría; sí, buscad palabras de sabiduría de los mejores libros; buscad conocimiento, tanto por el estudio como por la fe”. (Doctrina y Convenios 88:118)